Información en tus manos

Amores que engordan

08.11.2010 23:16

Todavía extraño sus besos de chocolate, sus caricias de merengue y sus abrazos de dulce de leche. Ella era la persona más dulce del planeta y yo fui excesivamente goloso.

20minutos.es

Como era de esperarse, terminé convirtiéndome en un adicto a sus mimos. La amaba más que a nada, pero cada minuto que pasaba a su lado significaba un minuto menos de vida.

Las calorías de sus caricias, besos y abrazos, eran la principal causa de mi constante aumento de peso. Desde que comencé a salir con ella, engordé a razón de 150 gramos diarios.

Me di cuenta del mal que me hacía cuando dejaron de entrarme los pantalones pero a decir verdad, no le di demasiada importancia. Ella era mi vicio y seguí recurriendo a sus caricias, besos y abrazos hasta que el azúcar no entró más en mi cuerpo. Después del pico de colesterol, me vi obligado a dejarla.

Cindye Molina

© 2010 Todos los derechos reservados.

Crea una web gratisWebnode